CHILE: IGLESIAS EVANGÉLICAS TIENEN QUE HACER PENITENCIA PARA SER PERDONADAS

Senén Conejeros,
Periodista ———

Los gritos de parte del pueblo Evangélico chileno a la Presidenta, Michelle Bachelet, sonaron fuertes y acusadores: “asesina” y “vergüenza nacional” resonaron en la Catedral Evangélica de Chile. Al lugar Bachelet asistió invitada al Te Deum Evangélico por el nuevo aniversario conmemorativo de la Independencia de Chile.

Los gritos de la multitud, destemplados, por lo injustos y alevosos.

Condenables, porque aquello no parecía la reunión del pueblo de Dios sino, casi, un mitin del diablo.

Todo por la intervención de un candidato a diputado de la derecha que oficia como Obispo Evangélico, y que desde el púlpito las emprendió contra la Presidenta Bachelet, enardeciendo la a su feligresía evangélica que, después, se volvió en contra de la Presidenta a los gritos de “asesina” y “vergüenza nacional”.

La Presidenta Bachelet acudió al Te Deum Evangélico que realizaron las Iglesias de diversas denominaciones como acto oficial de saludo al Día Patrio del próximo 18 de Septiembre.

Da vergüenza ajena escribir sobre lo sucedido ayer en la Catedral de las Iglesias Evangélicas de Chile.

No ha sido un espectáculo propio de un acto religioso, tampoco de un acontecimiento patriótico.

Ni siquiera de un acto político. Fue el ejercicio de la incultura transformada en un enceguecimiento odioso y grosero, propio de una politiquería de la más baja ocurrencia.

Lo ocurrido, en donde más de un Pastor, celebrante del Te Deum evangélico, las emprendió contra la Presidenta Bachelet sólo por razones políticas disfrazadas de demandas religiosas es algo que, hoy por hoy, debiera repugnar a todo ciudadano chileno independientemente del credo que postule.

No me molestan los Evangélicos, ni los católicos, ni ningún mortal que crea y practique una religión. Muy por el contrario, cada uno tiene asegurado el derecho de creer y practicar las creencias que no se opongan el ejercicio de las religiones y las libertades de los demás.

Lo que me indigna es cuando alguno de los clérigos, como ha pasado también con algunos del credo católico, creen tener el derecho desde el púlpito, para orientar lo que los Jefes de Estado deben decir, pensar o actuar.

Tampoco, me parece, que tienen derecho, sólo porque están en un púlpito, a ser quienes bendigan o condenen a un Jefe de Estado, a un régimen o una orientación o a un partido político.

Esta vez fue un Pastor protestante, candidato a Diputado en las elecciones de Noviembre próximo.

Su discurso ante las más alta autoridades del Estado chileno fue “delirante” y expresamente ofensivo para la Presidenta, con el agregado que fue coreado y replicado por sus adeptos al interior del propio Templo, con epítetos irreproducibles hacia la Presidenta de todos los chilenos.

Pareciera que los Evangélicos chilenos se olvidaron que gracias a esta Jefa del Estado tienen en el Palacio de La Moneda, Sede de Gobierno, con iguales deberes y derechos que los capellanes de otras denominaciones, a su propio Capellán evangélico.

También hicieron “letra muerta” de que Bachelet los ha considerado como ningún otro Presidente chileno a la hora de subirlos a la tarima igualitaria que todas las religiones se merecen en los actos del Estado.

TRISTE FINAL SE AUTO IMPONE LA DEMOCRACIA CRISTIANA CHILENA

Senén Conejeros
Periodista

Triste y anunciado final para la otrora poderosa democracia cristiana chilena. Su Presidenta y candidata presidencial, senadora Carolina Goic, ha llamado hoy a la derecha, que ha resurgido poderosa tras su “primaria” de ayer, para que se sume a su solitaria campaña presidencial.

Un día después que el líder de la derecha, ex Presidente Sebastián Piñera obtuvo la nominación, de toda la derecha política y económica chilena, para las presidenciales de fines de este año triunfando sobre otros dos candidatos de su sector, la senadora DC dijo que ella “abría las puertas” a todo derechistas que no se sientan representados por el ex Presidente Piñera.

Goic parece no darse cuenta que toda la derecha chilena acudió ayer domingo a las urnas votando un total de 1 millón 400 mil chilenos y eligiendo a su candidato, mientras ella no es capaz de convocar a acto público alguno porque ni se acerca ni a la décima parte de los que ayer acudieron a votar por Piñera.

Según todos los pronósticos de los que entienden del fracaso político de Bachelet, de la coalición gobernante y de cada partido de ese sector, será muy difícil que a fines de este año derroten al candidato de la derecha elegido ayer y el que cuenta con una base de más de un millón cuatrocientos mil votantes que le dieron su respaldo.

Triste rol está jugando la democracia cristiana chilena que no hace mucho, bajo el liderazgo del ex Presidente Patricio Aylwin, se puso al frente de la coalición no para abrirle las puertas a la derecha que gobernaba con Pinochet, sino a los perseguidos y a quienes Pinochet les había encarcelado y muertos, mientras saqueaba el erario público anulándole sus derechos a los más pobres.

Hoy, la DC chilena olvida definitivamente su compromiso con los más pobres.

Su líder, su Presidenta, la misma que no quiso ir a una “primaria” con los otros candidatos de centro y de izquierdas para elegir al candidato de toda la coalición, es la que llama a los “viudos y viudas” de una derecha inexistente: aquella derecha que no estuvo con ninguno de los tres candidato que disputaron la previa, incluyendo al ex Presidente Sebastián Piñera.

Toda la derecha está, desde ayer, con Piñera. La senadora Goic olvidando todo lo que hizo y significó la democracia cristiana para luchar junto a todo el pueblo, por la justicia, los derechos humanos y la paz hoy da la espalda a aquello y llama a los descontentos de la derecha para que se sumen su hipotético y frustrante idea de futuro que dice representar.

Si fuera sólo la candidata de la DC chilena podría hasta pensarse que sólo está buscando votos. Pero, ocurre que es la Presidenta del Partido que encabezó el retorno a la democracia y la lucha política contra Pinochet y, por ello, se supone que habla a nombre de toda la colectividad cuando se arrodilla para implorar los votos de la derecha.

Esta historia no puede sino tener un triste final. Con un partido con el 5 o 7 por ciento de los votos y pretendiendo ser “la bisagra” que decida los rumbos que vaya tomando un futuro gobierno.

Triste final. Quizás sólo el ruto de un análisis político de unos pocos dirigentes que se apoderaron definitivamente del PDC chileno. Un proyecto que nacerá muerto, pero, que servirá para que unos pocos con “el timbre y la campanilla” del PDC sigan usufructuando de una pequeña cuota de poder.

No es primera vez que la DC arrastra “carros de cola”. Antes, para otras presidenciales, también recogía a grupitos de derechas pretendiendo que le daban un “aire” de pluralismo y apertura. Pero, parecían “golondrinas que no hacen verano”. Hoy parece que se trata de atraer a algunos con más cara de aves carroñeras de la política que de golondrinas.

Triste final para un partido que fue la esperanza de miles de chilenos cuando representó los ideales del cristianismo en la política.

CHILE: Fin candidatura Lagos, mal pronóstico…

El ex-Presidente Ricardo Lagos ha retirado su candidatura a la Presidencia de la República, para las elecciones de fines de este año. En la política chilena, hemos visto traiciones. Grandes, medianas y pequeñas. Pocas como la que le han propinado a Lagos, en esta vuelta, algunos de sus más estrechos colaboradores del Partido Por la Democracia, PPD.

El entierro de Lagos corrió por cuenta de SU gran partido instrumental, que él contribuyó a formar, para arrinconar al Dictador Pinochet al que le preparó un “funeral de primera”. Hoy, todo se hizo en medio de loas cantadas por sus “estrechos colaboradores” de ayer, cuando Lagos tenía el poder y consagró, descubrió o catapultó a varios de esos aduladores de entonces. (más…)