ENRIQUE RAMÍREZINICIO

PALABRAS PARA PARRA

Enrique Ramírez
Periodista, Escritor, Humanista.

Tocaba cuecas “choras” con tarros parafineros en el paseo Ahumada.

Los transeúntes le dejaban monedas y billetes en un paño extendido en el suelo.

Rostro con surcos tallados por el sol, el vino oscuro y las calles de barrios y pueblos.

Era Roberto Parra, popularmente conocido como tío Roberto, hermano de Violeta, la cantautora, y Nicanor, el antipoeta, entre otros.

Es autor de “La Negra Ester”, atrevida y pícara obra de teatro sobre un prostíbulo de San Antonio.

Debutó en Puente Alto, en la plaza aledaña  a la memorable Escuela Domingo Matte Mesías. Los aplausos se convirtieron en explosión.

Cada vez que se presenta, se restaura el éxito.

Conversamos durante horas y publiqué la entrevista en “Las Últimas Noticias”, en la que trabajé durante 33 años.

Eran los tiempos de la dictadura militar y las expresiones populares estaban prohibidas.

Pero mi prosa poética fue el disfraz estilístico para escribir crónicas y columnas sobre artistas sin tribuna.

A pesar de las censuras, retraté al gran cantautor de la calle San Diego Nano Acevedo, hoy mi amigo; al “Piojo” Salinas; al grupo Illapu; a Blas, el campesino; a Tilusa y los diálogos con su muñeca Karamundina en peñas clandestinas, a los que llegaban carabineros a detener a todos.

Retorno al tío Roberto Parra. Entrevisté a Catalina Rojas,  su esposa, hermana de Dióscoro, el guaripola de los Guachacas y una serie de publicaciones sobre estas ramas de los Parra.

Entonces, Nicanor, el antipoeta, llamó al diario. Habló con su amigo Luis Sánchez Latorre, Jefe de Redacción y presidente de la Sociedad de Escritores de Chile.

Le dijo: “Encontré  al periodista apropiado para que entreviste a nuestra madre”.

Y le dio mi nombre. Así llegué a doña Clarisa Sandoval.

Vivía San Pablo abajo, en un modestísimo altillo. Me acompañó Catalina Rojas. La anfitriona estaba cubierta por chalones de lana con trozos policolores tejidos por ella.

Con voz de temblor, evocó a sus hijos: cantautores, payasos, artistas circenses, autores de teatro, cantantes callejeros, Violeta inolvidable, y Nicanor, el antipoeta.

Sobre esa base y con muchos apuntes de Catalina, escribí el libro “La Parramadre” e incluí unos pocos versos de Violeta.

Son las triple P: Palabras Para Parra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *