CARLOS ALZAMORAINICIO

CHILE: La campaña está terminada y comienza una nueva y decisiva

POR CARLOS ALZAMORA V.
PERIODISTA

El domingo sabremos quiénes y con cuantos votos se presentan al balotaje. Este es ahora un asunto serio, porque ya estará armado el Congreso, donde se hacen las leyes. Sería extraño que una fuerza ganara el Congreso y otra la Presidencia de la República.

Sumar votos probables y darse ánimo antes de, es un ejercicio fatuo, porque hay que esperar qué dicen los votantes. Seguramente, una encuesta acertará más en uno que en otro, pero ninguna será plenamente predictiva

Lo que sí podemos predecir con relativa certeza es que votarán unos 7 millones de chilenos (si proyectamos la cifra con inscripción voluntaria y voto obligatorio, deberían ser 8,8 millones). Estos 7 millones son los que están realmente interesados en el destino del país. Es la mitad de los adultos. Entonces, votará la mitad de los habilitados para sufragar. Esta es todavía una buena cifra, pero esta vez -si llega a ser superada-, será por causa del nuevo sistema electoral, que incluye más disputados y más senadores, aparte de la elección de cores

Todavía somos un país donde participa la mitad más uno. Luego, no le crean a  pseudo analistas cuando digan que el ganador en el balotaje, por tanto el que obtenga 3,6 millones de votos en diciembre, representa al 23% de la población

Sobre la fuerza electoral que gane cada cual, la presidencial es principalmente un voto personal y la parlamentaria un voto partidario. Esto hace que los candidatos presidenciales derrotados no tengan mayor peso a la hora de definir, a favor o en contra, a quién apoyan o rechazan. Eso, claro, si los derrotados verdaderos, los que nunca han estado como fuerza en el Parlamento y buscan serlo, como el FA, no alcanzan una votación significativa entre menores de 30 – 35 años, su grupo objetivo.  Esto porque una vez depositado el sufragio sabremos si el FA es sub-30 o su peso es sub-40 o sub-50. En estos últimos grupos, de predominar, habría votantes de la ex Concertación y ex Nueva Mayoría que ahora irán por Bea y, en diciembre, por Guillier

¿Qué sería un éxito electoral bien leído?

Cualquier partido que sume un 10% de la votación parlamentaria de diputados podrá declarar su triunfo, aunque baje algo sobre la elección pasada.

En la centro izquierda un piso del 10% para la DC, otro para el PPD, un 10% del PS más un 10% sumados el PR y el PC, dará a la NM una fuerza del 40% en el próximo Congreso. Ese es el piso, que tiene un techo hacia el 46% (con ME-O y Navarro): el resto es tarea del FA. Y esa tarea es doble, hacer del Congreso un espacio progresista. Para eso no podrían restarse a apoyar a Guillier, un presidente que envíe proyectos que coincidan con la mayoría parlamentaria.

Al revés, si la centro izquierda gana el Congreso y Piñera la presidencia, al menos su programa de retroexcavadora no tendrá cómo realizarlo.

Será un domingo muy importante este 19 de noviembre, incluso puede serlo más que el domingo 17 de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *