INICIO

CONMEMORANDO UN NUEVO TRÁGICO DÍA ONCE, SE ENVÍA ALGUNOS RECADOS IMPRESCINDIBLES.

— DE “LIRA POPULAR” DE JORGE LILLO —

A la milicada:

“No sé por qué piensas tú,
Soldado, que te odio yo,
Si somos la misma cosa,
Tú, yo”.
                   Nicolás Guillén:

Yo sé por qué piensas tú,
soldado, que escribo yo:
pues sabemos qué pasó
cuando apagaste la luz.
Nos enclavaste en la cruz
con crueldad e hipocresía
y ahora esperas el día
que olvide la población,
y le otorgue absolución
a tu triste felonía.

Hoy día mandas misivas (1)
con faccioso contenido:
no te has arrepentido
de tu actuación homicida.
Detrás de tu “jerarquía”
amenazas con “leones” (2)
que duermen en los salones
que les dio la democracia.
Sirviendo a la plutocracia,
sois un hato (3) de matones.

Al político “renovado” que olvidó su pasado:
No sé por qué a ti te inquieta
que retorne la derecha,
si tú le abriste la brecha
usándola de consueta. (4)
Segura tu marraqueta,
nos has hecho traición
y olvidando la función
a la que fuiste mandado,
hoy te habís acomodado
a la diestra del patrón.

A la derecha política:
Ustedes son el enclave
de lo más sucio de Chile:
son los cómplices civiles
y no hay nada que eso lave.
Todo el país ya lo sabe:
van vendiendo las riquezas
de nuestra Naturaleza
sin pensar en el futuro.
Su política es el muro
con que ocultan su vileza.
Hoy día estarán de fiesta
con las manos enguantadas
azuzando a sus mesnadas
con sus consignas funestas.
En fin, pues nada les cuest
festejar lo infestejable
con nuevos ruidos de sables,
y con discursos procaces
defienden a los secuaces
de sus actos deleznables.

A mis compañeros:
Llega un nuevo día once,
con las heridas abiertas;
entre el fútbol y la encuesta
van muriendo los de entonces.
Surgen frases para el bronce
en los discursos vacíos,
y aunque estamos zaheridos
y el criminal nos ofende,
EN LA PALABRA DE ALLENDE
NUESTROS SUEÑOS SIGUEN VIVOS.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *