ENRIQUE RAMÍREZINICIO

Chile: Los otros rodeos…

Crece la polémica por los rodeos.
Los partidarios defienden el que llaman deporte criollo, especialmente en Fiestas Patrias y en el entorno de las medialunas.
Creen que no se dañan a los animales y que entretienen al público, en particular en regiones.
Por el contrario, otros critican severamente porque dicen que acosan a los novillos y les quebrantan las costillas.
Además, existe el rodeo idiomático.
Esto se nota fundamentalmente en los programas periodísticos.
Los ejemplos abundan y a veces constituyen eufemismos.
Por ejemplo está de moda informar que una víctima resultó fallecida.
Lo simple y directo es murió.
Otro caso: se afirma que a las diez de la mañana se dio inicio al trabajo. Lo correcto es se inició.
Otro error frecuente es escribir ella está media loca. Correspondería si físicamente fuera la mitad.
De acuerdo con las normas académicas es medio loca. Es un adverbio de modo, como algo, un tanto.
No solo debe emplearse en los casos masculinos.
Los rodeos continúan tan polémicos como los reales.
En televisión y en radio se escuchan a los reporteros policiales que cuentan que se procedió a investigar lo necesario, sencillo y directo es investigo.
Lo más insólito e incluso absurdo es la expresión “sostuvo una reunión almuerzo”.
Hay que decirlo como todos los días: almorzó. Porque, ¿dónde se sostiene?
Otras voces imperfectas que se oyen son: habían tres mil personas en el estadio.
Las reglas advierten que el verbo haber debe conjugarse en singular cuando indica existencia: había tres mil personas en el estadio.
Con mayor razón en hubieron. Es impreciso y abusivo.
Lo válido es hubo trescientos libros y no hubieron trescientos libros.
Lo peor que he tenido que sufrir en los últimos días fue oír que esta fue la onceava vez en que ocurrió ese hecho. Hay que emplear ¨fue la undécima vez¨.
Otro peligro persistente son las redundancias: como efectos posteriores. Es ridículo porque es natural que los efectos sean posteriores.
Un caso clásico y muy parecido es agregó después. No se puede agregar antes.
Lo mismo con añadió a continuación.
En el otro lado de la vereda están las faltas en que se incurre cuando se escribe antecedentes previos o antecedentes anteriores.
Significa una obviedad ramplona.
Una falta más: habitualmente se pone la 19 comisaría. Debe colocarse la décimo novena comisaría.
Son los rodeos que hay que evitar.
En este caso no se maltrata a los novillos. Solo el idioma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *