Chile: Guillier vrs. Piñera

Publicada en Publicada en CARLOS ALZAMORA, INICIO
Por Carlos Alzamora
Periodista

Guillier es una persona genuina, sin dobleces. Usted encontrará más que yo ejemplos de cómo es y ha sido Piñera.

Guillier viene de la raíz social de Chile, de la educación pública, y no tiene ambiciones de ser el más de determinada categoría. Usted sabe bien, mucho más que yo, de dónde viene Piñera y para dónde va.

Guillier no requiere de una fortuna para ser Presidente, porque su merito le alcanza para presentarse. Piñera, sabemos, sin su fortuna de raíz mal habida, jamás habría logrado hacerse del poder.

Guillier no está para representar a los poderosos. Todos sabemos a quién representa Piñera.

Guillier es como la mayoría de Chile, un independiente, uno que se interesa por lo que nos importa a la sociedad, lo que se requiere para construir comunidad. Piñera es un apostador, y usted mejor que yo sabe cuál es su mayor motivación.

Y por último, usted puede no tener empatía ni simpatía por la política ni por los candidatos de la próxima elección, pero si se preocupa de su futuro, al menos entenderá que su destino educacional, laboral y el de los años de su retiro está de modo genuino en el interés de Guillier. Piñera, usted sabe mejor que yo, solo tiene una obsesión.

Y decir Guillier es decir, desde la unidad, desde Goic hasta la izquierda también genuina. En ese largo y diverso trecho está el futuro de Chile. Ciertamente nadie sobra, ni Piñera sobra, pero el destino de una comunidad que trabaje y alcance su bienestar no está en las faldas del capitalismo, al lado de los banqueros y apostadores, que se refugian en las Islas Vírgenes, cuando acá los más modestos no dejan de concurrir a cumplir sus compromisos, luchando por una rebaja en el Metro, renegociando las cuentas de agua y luz o sencillamente caminando a diario decenas de kilómetros en los contrafuertes cordilleranos para cumplir con su sueño de -al menos- obtener estudios básicos.

Chile no se juega su destino, se juega su alma.

No te dejes adormecer por la propaganda que te presentan los medios disfrazada de noticias.

No hay encuesta capaz de torcer la voluntad de la gente expresada en las últimas elecciones.

Piñera habrá logrado evadir la justicia, pero no escapara de la sanción moral que el pueblo de Chile le propinará el 19 de noviembre y ratificará el 17 de diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *