CARLOS ALZAMORAINICIO

Chile: ME-O el aguafiestas del Frente Amplio.

Por Carlos Alzamora, periodista

Cuando la Nueva Mayoría se aproximaba a una derrota segura, porque conduce un tren con muchos fogoneros y sin maquinista, apareció un hijo del conglomerado que anduvo en una travesía por el desierto. En medio de los palazos tiznados de sus mismos camaradas y compañeros, emergió un salvador: Marco Enriquez-Ominami.

Las cifras no mienten. Dos candidatos que juntos no suman el 40 por ciento hacen peligrar el paso a segunda ronda. En la papeleta de diciembre solo está fijo uno de derecha. El otro en el balotaje será el que sume sobre el 26%. ¿Le dará a Goic para ese porcentaje? Seguramente no, pero puede dañar tanto a Guillier que éste tendrá que luchar voto a voto con el Frente Amplio, seguramente con Beatriz Sánchez por ir a la segunda vuelta. Eso estaba más o menos claro, pero apareció ME-O.

El ex diputado que inscribió su candidatura presidencial por el PRO, el partido que fundó, el mismo que le resta votos al Frente Amplio, es ahora la niña bonita de las elecciones.

La opción de Guillier en la primera vuelta depende de que Goic no supere el 10%. Eso le daría al senador una holgura del 28% para ir al balotage. Cada punto más de Goic acerca a Sánchez a diciembre.

Esto hace que Sánchez sea la candidata privilegiada de la derecha, las encuestadoras y sus medios de comunicación, porque el rival fuerte es Guillier. Pero Sánchez y el FA ven amenazadas sus posibilidades, ahora que entró ME-O a la Primera Vuelta.

ME-O Catapilco.

La opción de Marco E-O es un saludo a la bandera. Marca cero en las encuestas, pero eso no le preocupa. Cree que tiene lo mismo que Goic (3%), porcentaje que le alcanza para rayar la pintura al FA y hacerse el interesante con la NM, y es verdad. Sus votaciones presidenciales fueron de 20,14% en 2009 y 10,99% el 2013. Si en noviembre marca un 5% estará vivo y habrá conseguido su objetivo, pues buscará apoyo para el PRO en un par de diputaciones y eso es mucho para un partido que no tiene representación parlamentaria. De paso, sepultará el sueño de Beatriz Sánchez.

En efecto, el piso de la izquierda extra NM, a partir de la elección presidencial del 2013 es del 17% (incluyendo el 10,99% de ME-O). Si Sánchez cree que tiene alguna opción, debe asegurar ese piso. Luego, requiere otros 10 puntos para amenazar a la NM (específicamente a Guillier). En el ascenso a la montaña, Sánchez está en el campamento base y tiene pocas cuerdas para asirse, porque debe levantar ese domingo 19 de noviembre a 700 mil chilenos que no votan para que se decidan a hacerlo, y que lo hagan por ella. Es una tarea titánica, pero no imposible. Seguidamente, trabajará por minar a Guillier buscando algunos votos en la base militante de los partidos que apoyan a su colega, en especial el PC y algunos PS. Ah, y deberá hablar con ME-O para que sea suyo ese 10,99% que ahora llegaría a un 5%, con suerte. Difícil, muy difícil.

La arremetida de Ossandón

El escenario de la segunda vuelta, salvo que se presenten hechos fuera de toda norma, es por el lado de la centro izquierda con Guillier a la cabeza. Por la derecha, todos ven a Piñera, pero como ha dicho Cecilia Morel, la primaria “no es carrera ganada”. Y es así de cierto. Un candidato que todas las encuestas reflejan que se estancó hace medio año. El 24% que se le asigna en los estudios de opinión pública cuando se consulta por la primera vuelta lo distancia a 21 puntos de Manuel José Ossandón, pero cuando se pregunta por primarias la diferencia es 53 a 37 (mayo), mientras que en abril era 71 a 16.

La proyecciones pueden estar al borde del precipicio, porque la NM y la derecha saben que es más fácil vencer a Piñera en segunda vuelta que al senador por Santiago. Las cifras obtenidas por éste en 2013 son de 317 mil votos . Esto ha llevado a Piñera a plantear que espera voten un millón de personas en la primaria de la derecha. Manuel José Ossandón podría ganar esas primarias solo con los votos de la Región Metropolitana, pues su votante está más fidelizado que el de Piñera, que apela a un electorado por descarte (su campaña ha sido contra el Gobierno y no contra Ossandón).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.