Chile: Increíble, pero cierto, Bachelet gana a Piñera en cifras económicas.

“No sé lo que hace él, pero cuando comparo lo que hemos hecho versus lo que él hizo, nosotros lo hemos hecho mucho mejor”, dijo la Presidenta Michelle Bachelet refiriéndose a dichos del ex Presidente y candidato presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, al comparar las cifras entregadas  por “The Economist Intelligence Unit’s ”  sobre la economía chilena y asegurando que el gobierno Bachelet era un fracaso.

La verdad es que las cifras entregadas por la entidad estadounidense le dan la razón a Bachelet, pese a que ello no quiere decir que  el actual gobierno no merezca la caída exponencial que tiene en la adhesión popular, pero, cono una demostración que las cifras macroeconómicas no necesariamente benefician a los sectores mayoritarios del país, que son los más pobres.

Piñera sostuvo, en Buenos Aires la semana anterior, que “Chile “va por un camino equivocado”, ya que está “estancado” porque el Gobierno de Bachelet “destruye los trabajos, no mejora los salarios, no enfrenta con decisión el grave problema de la delincuencia y la crisis de la salud”.

Veamos lo oficial.

Según el último índice económico entregado por The Economist Intelligence Unit’s los principales resultados se resumen en:

Índice de Competitividad Global
En el informe de 2012-2013, publicado en el último año de Piñera en el poder, Chile apareció en el lugar 33, en segundo lugar a nivel latinoamericano detrás de Puerto Rico. En tanto, en el periodo 2016 – 2017, Chile mantuvo el lugar número 33 entre 138 naciones, pero quedó primero a nivel latinoamericano.

Business Environment Ranking
“En América Latina, Chile se distingue por tener un excelente ambiente de negocios, a la par de las economías desarrolladas. Sus fortalezas como destino de inversiones extranjeras son su economía de mercado de buen funcionamiento, su régimen de inversión extranjera abierta, su posición fiscal sólida y sus sofisticados mercados de capitales”, dice el estudio.

Ranking de Competitividad Mundial del IMD
Elaborado desde 1989, el listado se hace con indicadores internacionales y encuestas a 4.200 ejecutivos sobre cuatro criterios de competitividad: eficiencia económica, institucional, empresarial e infraestructura. Chile repuntó en dos este año: Eficiencia del gobierno (del lugar 27 al 26) y Eficiencia de negocios (Del 36 al 31).

Índice de Paz Global
En el último informe de 2017, Chile fue catalogado por segundo año consecutivo como el país más pacífico de la región, ubicándose en el puesto 24 de 163. En tanto, al concluir el periodo de Piñera ocupaba el puesto 31.

Good Country Index
En 2014, meses después de que Piñera dejó la presidencia, Chile ocupó el lugar 24º del mundo, siendo el primero de la lista entre las naciones sudamericanas y segundo en Latinoamérica, sólo superado por Costa Rica (22º). En el último informe, Chile figura como líder a nivel latinoamericano, pero bajó al lugar 26.

Global Innovation Index
En 2013, Chile apareció en el puesto 46, siendo el segundo país de la región después de Costa Rica. En 2017, mantuvo su lugar entre 128 naciones, pero pasó a ocupar el primer lugar a nivel latinoamericano.

Global Entrepreneurship Index
En 2013, durante el final del periodo del Presidente Piñera, Chile apareció en este ranking en el puesto 22. Cuatro años después, bajo el mandato de Bachelet, el país subió hasta el lugar 18 entre 132 naciones de todo el mundo.

Índice de Corrupción de Transparencia Internacional
En 2013, Chile se ubicó en el lugar 22 entre 177 países, siendo segundo a nivel latinoamericano detrás de Uruguay. En el último informe, publicado en enero de este año, Chile bajó al puesto 25, siendo superado nuevamente por el país oriental

Índice de facilidad para hacer negocio.
En 2013, Chile apareció en el puesto número 37. Sin embargo, el último informe de 2017 indicó que en el periodo de Bachelet el país cayó veinte puestos hasta el lugar 57, siendo superado por sus tres socios en la Alianza del Pacífico: México (47), Colombia (53) y Perú (54).

Índice de Libertad Económica.
Al finalizar el gobierno de Piñera, Chile permaneció como la séptima economía del mundo más liberalizada, siendo superado por países como Suiza, Canadá y Nueva Zelanda. En el informe de este año, bajó por primera vez en cinco años hasta el puesto 10.

Índice de Desarrollo Humano En el informe de 2013
Chile quedó en el puesto 40. En marzo de 2017 se conoció el último estudio, que indicó que Chile subió dos lugares y quedó 38 a nivel mundial, ostentando el primer lugar a nivel regional y siendo uno de los dos países con nivel de desarrollo humano “muy alto” junto a Argentina, que figuró en el 45°.

EN CHILE SE ESPECULA SI HEREDERO DE SAMSUNG ES EMPRESARIO O POLÍTICO.

En Chile, en materia de leyes, parece que tenemos mucho que aprender de Corea del Sur. El multimillonario heredero de Samsung,  Lee Jae-yong de 36 años de edad, acaba de ser condenado a cinco años en la cárcel “por corrupción y tráfico de influencias”. Lo dic-  taminó un tribunal de justicia de aquel país.

El caso de hoy en Sur Corea no es algo desconocido para otros países, especialmente sudamericanos, y muy especialmente de Chile    en donde la opinión pública ya está sensibilizada en esta forma de traficar con el dinero y la fe de los ciudadanos, entre políticos y    empresarios.

En el caso del niñito de la Samsung de Corea del Sur que llevó, también, a la dimisión de la Presidenta de su país, Park Geun-hye, se  refiere a delitos de soborno, corrupción y tráfico de influencias.

Al “hijito de papá” se le acusa de “hacer la caridad con el culo al aire” (como dice el dicho tan gracejo).

Donó, nada menos que 36 millones de dólares a fundaciones “sin ánimo de lucro ni a cambio de favores políticos”. Naturalmente de los políticos que se necesitaban para realizar una gran restructuración en su empresa.

Lo que queda por ver es que pasará con la apelación del “niñito” de la Samsung, porque siendo la primera vez que un alto ejecutivo coreano está pasando por una situación “tan delicada” lo primero que debería hacer es pedir la asesoría de empresas chilenas.

No es por nada que en Chile tras el escándalo histórico del trasvasije de dineros y favores, entre casi todos los empresarios con casi todos los partidos políticos, ya no hay nadie en la cárcel y algunos hasta siguen sacrificándose con un sueldo millonario como parlamentarios.

Chile-Legalización del aborto: el comienzo del fin de una Iglesia que intenta caminar “mirando hacia atrás”

Por Senén Conejeros
Periodista

La ley de aborto cuya legitimidad proclamó hoy el Tribunal Constitucional de Chile marcará “un antes y un después”. Es la punta de un iceberg que lleva grabado el mandato de los chilenos: “vamos que se puede, más cambios ya”. Hoy es el día en que el pueblo apuntó al corazón del poder político, religioso y económico del país perforando el corazón real de la tiranía.

La gran derrotada con la ley aprobada hoy, que legitima el aborto en tres causales, es la derecha chilena. Son los antiguos terratenientes los que hasta ahora, gracias a sus fortunas, “han puesto y sacado Rey” de la política y de los políticos de todos los partidos, de derechas a izquierdas. De todos los tonos y de todos los signos.

Este triunfo obtenido por los chilenos “de a pié” sin duda hará pensar en lo que se les viene encima a los antiguos señores de la tierra, cuyas generaciones posteriores se han transformado en los propietarios de la economía del país, de la política, y de los ciudadanos, mediante los negocios que hacen con la Seguridad Social, la Medicina y todos los bienes de producción y el abuso en lo que ganan con todas las actividades del país en sus manos.

La aprobación parcial del aborto en Chile demoró varios años. Demasiado. Esa demora fue posible, en gran parte, a una Jerarquía de la Iglesia Católica que terminada la gestión del Cardenal Silva Henríquez, a mediados de los ochentas, retornó al tránsito de alejarse de su pueblo para volver a redil de los servidores de los poderes económicos y políticos.

La Derecha chilena, aferrada a una dictadura de ideas y con prácticas muy lejanas a lo que había sido la Pastoral de la Iglesia Universal y al compromiso de su Jerarquía, se fue creyendo “su propio cuento” de que todo estaba bien y de que ningún chileno tenía conciencia de los que estaban haciendo con sus vidas.

Desde que la derecha ideóloga, y gestora directa de la asonada militar, retornó al control de “su” Iglesia, tras la partida de Silva Henríquez, nunca imaginó siquiera de que podría llegar el momento que todo su andamio de abusos contra los chilenos podría estar “al borde del precipicio” como parece haber sido puesto hoy, por los propios jueces que ellos pusieron en el Tribunal Constitucional.

Lo ocurrido hoy en Chile, con una ley ya totalmente tramitada y que será promulgada en breve, por la Presidenta Bachelet, y que permite el divorcio en Chile, puede ser la punta de un iceberg que debería traer grandes reformas y cambios en este Chile en el que la inmensa mayoría trabaja mucho y gana poco. Esa misma mayoría olvidada por los economistas, los políticos y los empresarios.

En un total de 60 países (30,5%) el aborto es legal en cualquier circunstancia y en 130 (66%) la legislación lo permite en algunas circunstancias especiales, como: violación, inviabilidad, problemas socioeconómicos, problemas de salud, riesgo de vida de la madre o problemas con el feto.

Mediante la ley aprobada hoy en el Tribunal Constitucional el aborto en Chile es permito en tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad del feto y violación